viernes, 4 de febrero de 2011

Mi fantástica herencia

Walter Evans. Migrant Mother
Nunca me compraba muñecos bebé. Nunca me regalaba muñecas que dicen mamá. Me regalaba libros, música, peluches con forma de oso, elefante, perro, león... Daba alguna concesión a las Barbies y a alguna Nancy, siempre regaladas. Adoro a los animales y no me hacen demasiada gracia los niños.

Siempre me decía que tenía que ganarme el pan y no depender nunca de nadie. Y lo he hecho. La verdad es que una de mis mayores pesadillas estoy vestida de blanco y en una iglesia.

Siempre me repetía que hay que comer de todo, me tenía con el plato delante horas y horas hasta que me lo acababa. Nunca en mi vida la he visto comer carne.Y a mi no me gusta tampoco.

No creo que de alguna manera fuera mejor persona si no estuviera ella en mi vida. Adoro ir de compras con ella, subir a una montaña con ella, hablar con ella por teléfono una hora y más. Intercambiarnos ropa, libros, pinturitas, cotillear... Mamá te quiero!

3 comentarios:

HOOCHIE MAMA dijo...

Simplemente maravillosa. :__)

Marivi dijo...

¡Ohhhhh!
Hace días que no pasaba por aquí. Ya sabes:fin de semana loco, pintor el lunes, coche en el taller, limpieza de casa (por fín acabaron las obras)y etc... y hoy, cuando lo abro me encuentro con este texto que me deja sin palabras!!! Y mira que es difícil que me pase eso, que lo de las horas al teléfono es literal, no una metáfora.
Como mejor podría expresarte lo que siento, sería dándote un achuchón que te estrujara (espera al sábado).
Y lo de disfrutar juntas: YO MÁS!!!
TE QUIERO, PRECIOSA MÍA!!!

pinkmist dijo...

:)
es que nos parecemos tanto!!